IGLESIA PARROQUIAL DE SAN JUAN BAUTISTA
Principal Inicio Registros Ángel de Linares

 

 

1583. Se abre el libro primero de bautizados, siendo cura de la esta iglesia Rodrigo Sainz.“Jueves a siete de julio de mil quinientos y ochenta y tres bauticé yo Rodrigo Sainz a Pedro hijo de Gómez y Mari López, vecinos de Sobrepeña. Fueron sus padrinos el señor Ruiz de Rozas cura beneficiado en el lugar de Ahedo de Linares y Juliana López viuda de Sobrepeña”.

1623. Comienza el libro de difuntos, “Primeramente murió Domingo López vecino de este lugar, en cinco días del mes de febrero del año de arriba. Recibió todos los sacramentos. No testó. Porque dijo no tener dique enterrose en señor San Juan, en la capilla”. Durante muchos años, muchos, los enterramientos se hacen en el interior de la iglesia, explicitándose el lugar.

1693. En este siglo fueron frecuentes la visitas que recibían los curas, para recibir instrucciones en cuanto a su labor pastoral, y dar cuentas de los dineros que recaudaban. Las tales visitas, pocas veces lo eran propiamente; era el sacerdote el que acudía con sus libros a la cita en un lugar no lejano. La visita de 1693, sí fue realmente una visita. Además la realizó, no un sacerdote relevante de la zona, que era lo habitual, sino el Visitador General del Arzobispado de Burgos, Licenciado Don Juan Antonio, que en el acta redactada el 22 de febrero dice : “Que en testimonio de mi infrascrito notario, vio y visitó personalmente la iglesia de San Juan Bautista Parroquial del lugar de Sobrepeña. En ella, el Sagrario de Santísimo Sacramento, Pila Bautismal, Santos Oficios, Altares ornamentales..”.

1702. Nace en Sobrepeña, Joseph Fernández de Pereda, que desde 1734, y durante 46 años, fue cura capellán del pueblo.

1784. En el archivo de la diócesis de Burgos, está una ejecutoria, de 25 de mayo, en la que el Tribunal de Rota de la Nunciatura Apostólica de Madrid confirma la sentencia, dictada por un tribunal inferior, en el pleito seguido por D. Ángel de Linares, “clérigo de prima patrimonial de el lugar de Sobrepeña”, contra D. Eusebio Ruiz de Escobar, “cura beneficiado de Quintanilla de Valdebodres”. Según se deduce de los antecedentes del pleito, a la muerte de D. Joseph Fernández de Pereda, titular del curato de Sobrepeña, aspiraron a la vacante los dos citados clérigos. Ruiz de Escobar estaba apoyado por el Duque de Frías y Conde de Alba de Liste, “único patrón y presentero” del discutido beneficiado cural y señor histórico de las Merindades. A pesar de este apoyo, el pleito, que se inició en marzo de 1781, se falló en última instancia, en mayo de 1784, a favor de D. Ángel de Linares que pasó a disfrutar del cargo, como dice la sentencia, con “beneficio de ración entera”. Realmente según la documentación, los méritos de D. Ángel eran superiores a los de su contrincante.(por Pedro Fernández Díaz-Sarabia)

1829. Fallece D. Ángel de Linares, cura beneficiado del lugar de Sobrepeña durante 45 años.

1860. A 2 de marzo. El Doctor D. Fernando de la Puente y Primo de Rivera, Arzobispo de Burgos, dicta la propiedad de la Iglesia sobre la casa rectoral de Sobrepeña. Probablemente tal propiedad había sido cuestionada por la aplicación de la desamortización de Mendizábal (año 1835).

1865. A 15 de julio. El Arzobispado de Burgos, expide la credencial de propiedad para la Iglesia, de la casa rectoral y de la huerta.

1865. Toma de posesión: “En el lugar de Sobrepeña a veinte y un días del mes de septiembre de este año de mil ochocientos sesenta y cinco, habiendo sido requerido previo aviso atento D. Simón Gómez Alcalde Constitucional de esta Merindad de Sotoscueva, por D. Guillermo López García, cura Beneficiado de Sobrepeña, para que le diese posesión de la casa y huerta, que se dicen en la credencial expedida a su favor para recreo y expansión ... siendo testigos de ello los vecinos de Sobrepeña ...”

1891. A 23 de junio. Llega al pueblo, en su primer destino pastoral, D. Matías Allende Alonso, que permanece hasta Septiembre de 1895. Su siguiente destino fue Arcera (Cantabria), durante 55 años, hasta su fallecimiento en 1950. La publicación de la segunda edición de su biografía: D. MATÍAS ALLENDE ALONSO Párroco "santo" de ARCERA, escrita por el P. Antolín González Fuente, ha sido patrocinada por el Ayuntamiento de Valdeprado del Río.