IGLESIA PARROQUIAL DE SAN JUAN BAUTISTA
Principal Inicio Registros Ángel de Linares

 

 

            En el archivo de la diócesis de Burgos, está una muy curiosa ejecutoria, de 25 de mayo de 1784, en la que el Tribunal de Rota de la Nunciatura Apostólica de Madrid confirma la sentencia, dictada por un tribunal inferior, en el pleito seguido por D. Ángel de Linares, “clérigo de prima patrimonial de el lugar de Sobrepeña”, contra D. Eusebio Ruiz de Escobar, “cura beneficiado de Quintanilla de Valdebodres”.

            Según se deduce de los antecedentes del pleito, a la muerte de D. Joseph Fernández de Pereda, titular del curato de Sobrepeña, aspiraron a la vacante los dos citados clérigos.   Ruiz de Escobar estaba apoyado por el Duque de Frías y Conde de Alba de Liste, “único patrón y presentero”  del discutido beneficiado cural y señor histórico de las Merindades.   A pesar de este apoyo, el pleito, que se inició en marzo de 1781, se falló en última instancia, en mayo de 1784, a favor de D. Ángel de Linares que pasó a disfrutar del cargo, como dice la sentencia, con “beneficio de ración entera”.  Realmente según la documentación, los méritos de D. Ángel eran superiores a los de su contrincante.

            La ejecutoria de beneficio, expedida en Burgos en 1784, se conserva perfectamente; y en ella su titular, que debía tener ciertas aficiones poéticas y muy malos recuerdos de las amarguras pasadas con el pleito, estampó los siguientes versos:

 

No se la entregues a nadie

Aunque te ofrezcan dineros

pues cuando necesitaste

a todos los vistes quedos

y si alguno la pidiese

pretendiendo autoridad

responderle has

en lo mío nada tiene potestad.

Si alguien quiere hablar de el caso

con alguna explicación

que hubieran soltado la bolsa

que era mejor atención

después que ya te ven hombre

por tu industria y tu trabajo

te piden la ejecutoria

como quien hace agasajo.

 

(por Pedro Fernández Díaz-Sarabia)

 

D. Joseph Fernández de Pereda, nació en Sobrepeña en 1702; y desde 1734, durante 46 años, durante 46 años fue capellán del pueblo.

D. Ángel de Linares fue cura beneficiado del lugar de Sobrepeña, desde 1784 hasta 1829, 45 años.