ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ
Principal Inicio 1693 Cofradía Libros de fábrica

 

COFRADÍA Y HERMANDAD DE LA SANTÍSIMA VERA CRUZ Y NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ

 

 La Cofradía y Hermandad de la Santísima Vera Cruz y Nuestra Señora de la Paz, se fundó en junio de 1655 y se extinguió en noviembre de 1974. Hubo dos libros de actas, el primero llega a 1837, y el segundo va desde ese año a 1974.

Su ámbito geográfico fue los seis pueblos del valle de Valdebodres, junto con Brizuela y Puentedey, por ser sus términos colindantes con la sede de la Cofradía.

En 1876, tras sendas reuniones plenarias, los días 22 y 25 domingo de octubre,en la sede de la Cofradía, la Ermita de la Paz; fueron revisados los estatutos iniciales dictados por el fundador (?). La razón "entendían que se había resfriado la piedad, que había sido el distintivo de sus antepasados".

Los cargos en la Cofradía quedaron así: un abad, a elegir entre los sacerdotes de los lugares del ámbito que fuesen hermanos; un secretario y tesorero, que llevaba la contabilidad además de registrar acta de las reuniones; cuatro diputados (antes dos) encargados de ejecutar las decisiones del abad; dos mayordomos de la cera (antes no había) encargados del traslado y del reparto de las velas (hachas) que los hermanos cofrades sostenían encendidas durante la lectura del evangelio en las misas oficiales de la Cofradía, y entierros de hermanos; y un mayordomo de avisos, para avisos, en cada uno de los ocho pueblos.

Y todos los cargos se renovarán de tres en tres años. Antes, el abad y el secretario sí eran de tres en tres; pero los demás, eran anuales.

En cuatro capítulos y 34 artículos, se detalla pormenorizadamente el comportamiento humano y religioso de cada hermano. Para ser cofrade, se imponía confesar, comulgar y pagar media libra de cera o equivalente. Por concesión del Papa Inocencio X, al entrar en la Cofradía se ganaba el Santo Jubileo y remisión de todos los pecados; indulgencia que podían renovar todos los ocho de septiembre, tras confesarse y comulgar (artículo34). El no cumplir con Pascua florida, suponía la automática expulsión de la Cofradía.

Las mujeres casadas podían ser cofrades con autorización del marido, y los hijos, con la del padre. Era obligatoria la asistencia a todos los actos, incluidos los entierros de los hermanos finados, bajo multa. La principal ceremonia religiosa era la misa para los hermanos cofrades difuntos, el día 3 de noviembre de cada año.

Cada hermano pagaba a la cofradía, cada septiembre, medio celemín de trigo de buena especie.

Los secretarios registraban en sus actas, además de la contabilidad, qué hermanos habían fallecido en su período, y cuáles eran nuevos.

Entre un articulado estrictamente religioso, destacan por su marcado carácter social, los artículo 28: Si un hermano pobre cae enfermo y la familia se hallase sin recursos, dará cuenta de ello al señor Abad, el que le socorrerá con los fondos de la Cofradía si los hubiere,y a falta de estos, mandará a dos hermanos a implorar la caridad para el hermano cofrade enfermo; y 29: Si un hermano cae enfermo y no tiene quien le asista, el señor Abad dispondrá qué hermanos han de asistirle.

Pero sin duda la longevidad de la Cofradía radicó en que su objetivo principal fue proteger a sus asociados de los robos y accidentes que pudieran ser víctimas las parejas de bueyes. Socialmente, ahí radicó su razón y su prestigio. Pero nada se dice de esto en la Regla y Ordenanza.

La prueba, que la cofradía subsistió hasta que la despoblación del campo y su mecanización, dejó sin razón de ser la comentada finalidad asistencial que tenía con respecto al ganado de tiro.